Ojo: 10 errores más comunes

Por: Ana Agosto

Luego del compromiso comienza la planificación del gran día donde le dirás al amor de tu vida “Sí, acepto”. El éxito de tu boda requiere que estés orientada, pues las emociones y la ansiedad  pueden hacer que cometas errores que tengan como consecuencia mal manejo de tiempo, gastos innecesarios, estrés y dificultades. En esta edición de Esposa Moderna quiero compartirte los diez errores más comunes que cometen las novias para que estés pendiente y no los repitas.

 

1. No establecer un presupuesto: Es vital establecer un presupuesto de forma organizada y estructurada. También necesitas saber si alguna de las familias aportará de algún modo. Estipular un presupuesto te ofrecerá la dirección correcta para seleccionar el lugar, formalidad, detalles y magnitud de tu evento sin excederte de la distribución adecuada.

 

2. Asumir el rol de coordinadora: Una coordinadora de bodas es esencial en la planificación de tu gran día. Aunque seas organizada y hayas realizado tu búsqueda de ideas, no puedes ser la novia y coordinadora a la vez. Hay ocasiones en que algún familiar termina como encargado, lo que imposibilita que disfrute el evento. Una coordinadora cuenta con el conocimiento y experiencia para poder manejar situaciones imprevistas. Además, te recomendará suplidores de calidad, responsables y profesionales que se adapten a tus necesidades y presupuesto.

 

3. No incluir al novio en los preparativos: Con la emoción en ocasiones se olvidan de la otra estrella de la boda. Y aunque existe la percepción equivocada de que a “ellos no les gusta” o de que “ellos no tienen buen gusto”, debes preguntarle a tu prometido acerca de cuál es su visión para el gran día, qué colores prefiere y cómo desea que sea el protocolo, entre otras cosas.

 

4. Realizar acuerdos y contratos verbales: Todo contrato y acuerdo que realices debe tener evidencia escrita con las pautas y premisas claras. Realizar un contrato verbal puede tener como consecuencia disgustos de ambas partes, pues es basado en percepciones y asunciones. Aunque sea algún conocido o algún obsequio de servicio, debes tener la evidencia por escrito para evitar “malos entendidos”. Recuerda que un contrato escrito  es un acuerdo formal, además de un documento legal.

 

5. No orientarte acerca de los requisitos prenupciales: Existen un sinnúmero de requisitos que tienen que ser completados y documentados con anticipación para contraer matrimonio. Oriéntate acerca de los talleres, laboratorios y documentos que son necesarios según tu denominación religiosa para que no tengas ninguna dificultad.

 

Esposa moderna, novias, bizcocho bodas puerto rico, coordinadora

fotos: Rafy Vega

 

6. Invitar a muchas personas, asumiendo que no asistirán: Tu prioridad en la lista de invitados deben ser tu familia, amigos cercanos y esas personas con las que es esencial compartir  ese día. Invitar personas por compromiso o asumiendo que no asistirán es una práctica incorrecta que puede conllevar un gasto no presupuestado y estrés, pues te pueden sorprender con su confirmación.

 

7. Buscar la aprobación y opinión de todos: Es importante que tus invitados disfruten tu boda, no obstante este día tan especial tiene que reflejar la personalidad y preferencias de la novia y el novio. Es aceptable pedir opiniones que te ayuden en el proceso, pero no debes basar la realización de tu evento en estas. No siempre podrás complacer a todas las personas que te rodean.

 

8. Seleccionar el vestido a último momento: Tu vestido de novia es una pieza única e importante. Para tener tener opciones y realizar los entalles de forma adecuada, debes buscar el vestido entre ocho a doce meses antes de tu gran día. Recuerda escoger un vestido y accesorios que te enamoren y que reflejen tu belleza.

 

9. No realizar la prueba de maquillaje y peinado: Para que seas la reina en tu gran día, tu arreglo personal debe ser perfecto. Para que no te lamentes, realízate una prueba semanas antes para que tengas una idea de cómo lucirás y puedas realizar los ajustes necesarios.

 

10. No desayunar en el gran día: Tan pronto te levantes sonríe por que ha llegado el día más esperado. Haz un desayuno completo y balanceado para que tengas energía y fuerza para disfrutar cada minuto de este momento que tanto has anhelado.

 

Ya orientada enfócate en que como novia tu responsabilidad principal es disfrutar todo el proceso de preparación hasta el gran día. Tu coordinadora será esa mano experta que te facilitará el proceso para que sea tal y como lo soñaste.

Comments are closed